Deli Man a Food Nostalgia Documentary

Some months ago I watched this doc at Bloor Hot Docs Theatre and absolutely loved it. It`s all about, food soul, nostalgia, family stories and the ability of cook with love.

 

Advertisements

Among Abuelita Ana’s Pots #TFNP

Among Abuelita Ana's Pots The Food Nostalgia Project
Among Abuelita Ana’s Pots
The Food Nostalgia Project

 

It amuses me when people say: “you don’t have a Colombian accent” As if something like that existed!

Colombia is a country so rich and diverse that the differences between the regions are enormous. Not only when we think about accents, but also about customs and of course about food.

Barranquilla is a warm city in the north of the country, and is the place where Álvaro Oeding was born and raised. His accent and mine are not alike but some part of our personal histories is. We both grew up with our mothers in big houses with our aunts, uncles and grandparents, with huge kitchens and diner rooms full of people.

The memory of the squishy saucy meat, always accompanied by white rice and beet salad, brings Alvaro a lot of emotions, evoking the image of Abuelita* Ana cooking in the big pots to feed all the family. His mouth waters when he remembers the tenderness of the meat almost melting in every bite, soaked in that kind of tomato and onion sauce that even now he doesn’t know how to cook. A delicacy he longed when returning back home from school.

The kitchen was Abuelita Ana’s territory and the kids where not aloud in there. Therefore, Alvaro had to wait patiently in the huge glass doors dining room for his Tía** Cecilia to approach with the beloved dish.

Beets and onions! Who would have thought that such strong and particular flavours would arouse, even today, far from their native home, the nostalgia and the child that at his 30 and few years Álvaro carries inside. That child who grew up in a smaller Barranquilla where neighbours were like family, where children played in the streets, and where he returns whenever he can to keep savouring the delights that Abuelita Ana and Tía Cecilia, still prepare in the same old huge pots for the whole family.

*Abuelita= afectionaly for for grand mother (granny)

**Tía= Aunt

Based on an interview with Alvaro Oeding. Picture from his family’s archive.

________________________________________________________________

Me hace gracia cuando la gente dice “no tienes acento colombiano” ¡como si tal cosa existiera! Colombia es un país tan rico y diverso que las diferencias entre las regiones son abismales. No solo en los acentos, tan bien en las costumbres y por supuesto en la comida.

Barranquilla, una cálida ciudad al norte del país es la ciudad natal de Álvaro Oeding.  Su acento y el mío no se parecen en nada, pero coincide nuestra historia en que los dos crecimos con nuestras mamás en casas enormes llenas de gente con tíos y abuelos, con cocinas y comedores llenos de familia y amigos que pasaban de visita.

El recuerdo de la carne blandita en salsa, el arroz blanco y la ensalada de remolacha llena a Álvaro de emociones cada vez que evoca a Abuelita Ana guisando en esas grandes ollas indispensables para poder alimentar a toda la familia.

La boca se hace agua cuando recuerda la suavidad de la carne que prácticamente se derretía con cada mordisco, empapada en ese especie de guiso de cebolla y tomate, que todavía no descubre como reproducir. Un manjar deseado a la llegada del colegio. La cocina era territorio de Abuelita Ana y los niños no entraban ahí, por eso Álvaro debía esperar pacientemente en el comedor de inmensas puertas de vidrio a que su tía Cecilia se acercara con el añorado plato.

Vaya curiosidad, ¡remolacha con cebolla!, quién se iba a imaginar que unos sabores tan fuertes y particulares despierten a día de hoy, lejos de su casa materna, la nostalgia y el niño que a sus 30 y pocos Álvaro lleva por dentro. Ese niño que creció en una Barranquilla más pequeña donde los vecinos eran como familia, donde los niños andaban por las calles y donde regresa cuando puede para seguir probando las delicias que la Abuelita Ana y la Tía Cecilia siguen preparando en las ollas inmensas para toda la familia.

Basado en una entrevista a Álvaro Oeding. Foto de su archivo familiar.

Food Nostalgia

food and nostalgia

Text by María Pía Mazzanti. Photo from family archive.

Food and nostalgia are two concepts that are more linked than we think. Nothing gets us closer to a place or a memory than the taste or the smell of our favourite dish.

For some time now, I have been studying this everyday subject. When people live surrounded by familiar flavours, they don’t realize how important they are in their lives, but when they live far away from home, being able to taste these memories becomes a significant experience. Continue reading

Tom Kha Kai, Thai Coconut and Chicken Soup

IMG_3152 - Copy

It’s something that I’m crazy about, it fascinates me and makes me happy… coconut!!! It brings back memories of my childhood, and nostalgia from Colombia and our family vacations a hundred years ago.

So if something has coconut, for sure I want it! I tried this soup for the first time in a Thai restaurant in Madrid and I fell in love. The mix of aromas and flavours is amazing.

IMG_3466

I made this for a group of friends some years ago, and ever since it has been a staple in my kitchen. The last time I cooked it was with my friend Melina at her atelier/home, one of the most incredible places in Madrid. She and David fell in love with the dish just like I had. She even thought it was so easy to make that it could have its own section on my blog “A rescue for lost causes in the kitchen”. Melina: please show us some of the stuff that you’ve learnt from “El día que me quieras”, send some proof!!!

For 6:

  • 2 trays of mushrooms
  • 3 cans of coconut milk
  • 500 gr of chicken breast
  • Lemon Grass
  • Ginger (chop in big pieces so you will be able to take it out)
  • 1 cup of chicken broth
  • The juice from 1 lime
  • 3 or 4 tbp 2 tsp of thai chile paste
  • 1 tsp of sugar and a pinch of salt
  • 1 red chile
  • Cilantro

Marinate the chicken in the fish sauce. Mix the coconut milk, the broth, the lemon grass and the ginger  and bring to a boil. Add the lemon juice, the fish sauce, the salt and sugar and the chile. Cook it slow until the chicken is done.Take out the ginger and the lemon grass. Serve and add some cilantro. IMG_3160

Here you have this delicious and heartwarming soup!

*Pictures taken by Melina Carranza and María Pía Mazzanti

___________________________________________________

Hay algo que me chifla, me fascina, me vuelve loca de felicidad… el coco. Me trae recuerdos de infancia y nostalgia de mi tierra, de las vacaciones en la costa hace un millón de años, de mojarra frita y Cola Román. Así que, si tiene coco… lo compro!

Probé esta sopa por primera vez en un restaurante Thai en Madrid y me enamoré, la mezcla de sabores y el aroma es brutal. La preparé hace años para el Comedor Comunal, un grupo de lo que empezaron siendo desconocidos y terminaron siendo buenos amigos, nos reuníamos una vez al mes para preparar cosas ricas y tomarnos unos buenos vinos.A partir de ahí, esta sopa ha estado e presente en mi recetario. Hace un tiempo estuve donde Melina y la preparamos juntas, ella y David se enamoraron de este plato tanto como yo. A ver cuándo se animan a repetirlo!, ella misma me ha sugerido abrir una sección en este blog que se llame “rescatando casos perdidos”… tendrá que dar el ejemplo y mandarme alguna foto de las cosas que le he enseñado a preparar. 🙂 Ingredientes para 6

  • 3 latas de leche de coco
  • 3 bandejas de champiñones o setas
  • 500 gramos de pollo (pechuga) cortada en cubitos
  • Lemon Grass al gusto (yo puse 3 ramitas) solo la parte de arriba y cortado en tiras para que suelte su delicioso sabor y aroma
  • Jengibre al gusto (yo puse uno de los pedacitos medianos…) Picar en pedazos grandes para poderlos pescar al final o triturarlo mucho mucho y quitarle las fibras.
  •  Una  taza de caldo de pollo
  • Zumo de un limón verde (lima en España)
  • Salsa de pescado (3 o 4 cucharadas)
  • Pasta de Chile tailandés (2 cucharaditas)
  • Una cucharadita de azúcar y un poco de sal al gusto (cuidado porque la salsa de  pescado es salada)
  • Una gindilla o ají rojo fresco (depende del aguante de los comensales)

El procedimiento es el siguiente: Lo primero, poner a marinar el pollo en un poco de salsa de pescado. Mientras tanto se mezcla la leche de coco, el caldo, el jengibre,  y el lemon grass. . Deja hervir a fuego alto. Luego añadir  el pollo, los champiñones cortados en trozos o tiritas, el jugo de limón, la salsa de pescado, la sal, el azúcar y la pasta de chile. Cocinar  a fuego lento hasta que el pollo  esté en su punto. Pescar  la hierba de limón y los pedazos de jengibre. Adornar (terminar de perfumar) con albahaca y cilantro. Si se animan se le puede agregar un poquito de guindilla o ají fresco picadito por encima. Aquí tienen una deliciosa, reconfortante y perfumada sopa. Ya me contarán que tal!

 

Pasta!!! fetuccini al ragú blanco con alcachofas

Texto y fotos: María Pía Mazzanti

Sí, pasta. Qué puedo hacer ante esta debilidad, así me criaron. Me identifico con el cuento de Almudena Grandes “…estampa mediterránea, como un viejo anuncio de aceite de oliva”, no digo más. Y sí, todo es culpa de la pasta o más bien gracias a la pasta. Así que se podrán imaginar mi felicidad cuando en mi visita a Florencia, Roberto me dijo, “Vamos a hacer la pasta desde cero”.

Continue reading

Maravillosa ensalada de alcachofas a la Florentina

A veces se tiene la oportunidad de tener dos familias, la de verdad verdad y la familia del corazón. Esos  amigos cercanos que muchas veces te hacen sentir como en tu propia casa. Así, visitando a una de esas familias del corazón pude pasar unos días deliciosos en Firenze. IMG_5492 Esta ciudad increíble repleta de historia y de arte, es también un enclave importante de cultura gastronómica, de tradición y de un amor por la tierra que se hace evidente en los mercados y en la mesa. IMG_5407 Pasé varios días aprendiendo recetas nuevas, modos diferentes de comer productos que me han fascinado siempre y obviamente probándolo todo. Pude disfrutar de alcachofas y habas cultivadas de la manera más natural posible, de tomates que saben a tomate y de pasta que hicimos con nuestras propias manos con harinas artesanales producidas por mis anfitriones… Un privilegio total! IMG_5301 Iré publicando recetas de esta experiencia que espero puedan repetir y disfrutar tanto como lo hice yo. Ingredientes Unas cuatro alcachofas pequeñas por persona Un bowl lleno de agua Tres limones Un chorro de aceite de oliva Queso parmesano Sal y Pimienta IMG_5297 Preparación Lo primero es exprimir dos limones en el bowl con agua. Echar dentro los limones exprimidos. Esto lo usaremos para que no se pongan negras las alcachofas. A continuación, quitamos las hojas más duras hasta llegar a la parte más tierna de cada alcachofa. No tirar los tallos, pelarlos y cortarlos en pedacitos. Cortamos las puntas y abrimos las alcachofas por la mitad. Si tiene pelitos en el corazón se los quitamos, las vamos cortando en pedacitos pequeños y las agregamos al bowl con agua y limón. IMG_5300 Una vez estén todas las alcachofas peladas y cortadas las escurrimos. Se sirven con un chorro generoso de aceite de oliva, un buen chorro de jugo de limón, sal y pimienta. Se raya una cantidad generosa de queso parmesano por encima y listo!! IMG_5291 Un plato súper sencillo  y una absoluta delicia. Lo más importante la calidad de los productos y el tamaño de las alcachofas (deben ser pequeñas!) Ojo, si los dedos quedan negros por la pelada de las alcachofas, puede restregarse un limón que ayudará a desmanchar. Espero que disfruten!!!

Cazuela de mariscos al coco

Como comenté en la entrada de la sopa Thai de Coco, este último me vuelve loca. Esta cazuela de mariscos me trae recuerdos de Providencia, una pequeña y  maravillosa isla en el caribe colombiano, que puede ser tranquilamente, mi lugar favorito del mundo. DSC08413 Tanto San Andrés como Providencia, son islas que tienes unas peculiaridades culturales muy diferentes al resto del país. La influencia holandesa, inglesa y francesa, además de la africana y nativa, hacen de estos territorios lugares de historias de bucaneros, y viajeros y  de una mezcla de religiones, lenguas, músicas y comidas muy particulares. El paisaje es precioso, no hay sino que echar un vistazo al mar de siete colores. Para empezar a cocinar es IMPERATIVO hacer click aquí Mientras  iba buscando cosas en mi cocina, pensaba que podría llamarse “Cazuela de las Américas” pues tiene coco, ají amarillo muy propio de los platos peruanos y pasta de achiote que traje de México… después le eché azafrán y se me fue la sopa para otro lado, en cualquier caso estaba deliciosa, así que aquí va la receta. Ingredientes para 2 IMG_4314 Un tomate grande

Un chorrito de aceite
200 gramos de bichos marinos (usé una mezcla que viene congelada y trae pescado blanco, camarones, langostinos, mejillones y almejas)pero por supuesto se puede hacer con los bichos frescos.
Una lata de leche de coco y la misma cantidad de agua
Un limón, usaremos el zumo y un poco de ralladura (O lima en España, deben ustedes saber que en Colombia y pienso que en muchos países de América el limón es el verde de toda la vida, no tenemos el amarillo)
Una punta de pasta de achiote
Una cucharadita de pasta de ají amarillo
Una pizca de azafrán en polvo o un par de hebras
Para servir cilantro y por supuesto que nunca falte aguacate! IMG_4329 Preparación Lo primero es picar el tomate, no hace falta que los trozos sean muy pequeños, se pone a calentar un poquito de aceite en una olla y se añade. IMG_4301 Se pone el fuego medio y se va dando vueltas  para que no se pegue ni queme pero que se vaya haciendo bien. Se agrega el achiote y el azafrán. Después de unos 10 minutos se echan los mariscos congelados. Se sube el fuego y se debe esperar a que se descongelen dando vueltas con una cuchara. Se añade una lata de leche de coco y la misma cantidad de agua. _MG_4296 Se le ralla un poco de la cascara de limón, se agrega una cucharadita de ají o en su defecto un pedazo de guindilla y se rectifica la sal. En cuanto hierva se baja el fuego a la mitad y se tapa la olla, dejar hervir así a fuego medio durante unos 15 -20 minutos. Finalmente para servir poner en un plato con un buen puñado de cilantro por encima y un generoso chorro de jugo de limón. Acompañar con aguacate Espero que disfruten! IMG-20150225-WA0003

Rollitos Vietnamitas

Estos rollitos me los enseñó a hacer  una amiga hace ya años y me encantan. Los hacemos los días que queremos algo rico y sano y que no tenemos muchas ganas de cocinar. Esta vez los preparé en el taller maravilloso de Oficio Studio y hogar de Melina y David, las manos creadoras de las cosas bonitas de Oficio.

Indispensables son las obleas de papel de arroz,  la salsa agridulce y algunas hojas enteras de lechuga.  El resto ya depende de lo que queramos.

Algunas ideas: calabacín, pollo o camarones salteados, mango, menta, hierbabuena, cilantro, pimientos/pimentones, pepino, zanahoria, fideos de arroz…

Lo importante es cortar todo en julianas. Una idea rica es mezclar los fideos de arroz una vez listos con un poco (poco! ) de aceite de ajonjolí/sésamo.

Se humedecen las obleas en agua caliente y se ponen sobre una tabla o plato, se rellenan con los ingredientes y se cierra el papel como si fuera una especie de burrito. Se moja con un poco de salsa y listo! Se puede usar la lechuga como una especie de “canoa” para el rollito o se puede poner adentro con todo lo demás.

Que disfruten!

Wok “al sésamo”

Esta es una receta bastante sencilla pero muy rica. La cuestión es tener un par de cosas “especiales” en la despensa y seguro que las cosas que preparamos dan un giro. En este caso un poco de salsa soja y de aceite de sésamo serán suficientes.

Estábamos con tanta hambre que no hicimos fotos del proceso… esta es la única prueba 🙂

IMG-20141118-WA0004

Ingredientes para 2

-Media cebolla grande

– Medio pimentón/pimiento rojo

– Medio calabacín

-Una zanahoria grande

– 4 solomillos de pollo

– Salsa Soja/Soya

– Aceite de sésamo/ajonjolí

– Aceite de oliva

-Cilantro

-Sal si fuera necesaria aunque con la de la soya me parece suficiente

– Opcional unas semillas de sésamo/ajonjolí

Preparación

Si se deciden por el pollo agridulce deben tener en cuenta la receta, aunque mejor cambiar los contra muslos por solomillo de pechuga.

Lo primero es cortar las cebollas, el pimentón/pimiento rojo, la zanahoria y el calabacín. Cuadritos o julianas lo que prefieran, la zanahoria se hará más rápido en julianas.

Se pone un chorro de   aceite de oliva en un sartén amplio o wok  y cuando el aceite esté caliente se agregan las verduras. Se saltean a fuego medio- alto removiendo constantemente para que no se quemen.  Después de unos 10 minutos se baja el fuego y se agrega 1/3 de taza de salsa soja y un chorrito de aceite de sésamo. Se deja unos 5 minutos más.

Mientras tanto se prepara el pollo que puede hacerse con la receta agridulce, o si se prefiere simplemente se saltea en un sartén aparte hasta que esté doradito por fuera y cocinado por dentro.

Se pone a hervir agua y se agregan los fideos (fijarse en las instrucciones del paquete) Una vez listos se escurren bien y se agregan a la mezcla de verduras.

Se sirven y se espolvorea un poco de cilantro fresco por encima.

Ya está!

Fetuccini Pomodoro en el Pirineo

Hace unas semanas estuvimos en Italia y traje como “souvenir” un paquete delicioso de fetuccini al huevo. Esperaba una ocasión especial para preparalos y nada podía ser mejor que el lugar maravilloso donde estuvimos este fin de semana en el Pirineo Aragonés. Adoro la pasta y más todavía con salsa de tomate. Esta es una receta súper fácil con la que espero que nunca jamás vuelvan a comprar salsa preparada 🙂 Ingredientes 80 gr de pasta por persona Un tomate grande por persona Un puñado de albahaca fresca Sal, pimienta y una pizca de azucar o panela Aceite de oliva

Preparación Lo primero es pelar los tomates. Existe un utensilio pareceido al pelapapas que es especial para tomates, pero si no se tiene lo más fácil es hacer unos cortes en forma de X en la parte de abajo y ponerlos en una olla de agua hirviendo por un par de minutos hasta que la cáscara empiece a levantarse. Se sacan del agua y cuando dejen de quemar se pelan con las manos. Se cortan en cuadritos. En una olla se pone un chorrito de aceite de oliva y se agregan los tomates. Con una cuchara de palo de seshacen los tomates un poco y se dejan hervir a fuego bajo. Se pica un poco de albahaca muy pequeña y se agrega al tomate, un poco de sal, una cucharadita de azucar y se tapa. Se deja cocinar a fuego lento durante mínimo 20 minutos. Entre más tiempo se deje va a quedar mejor. Idealmente unos 40 minutos pero con 20 estará bien. Cuando falten unos diez minutos se pone a hervir el agua y se cocina la pasta según las instrucciones del paquete. Para servir se pica un poco de albahaca fresca y se espolvorea sobre el plato. Espero que disfruten!